Os animo a que nos apuntéis algunos de los rincones o elementos de vuestra ciudad que queráis resaltar especialmente. Os sugiero que discriminemos lo obvio, lo evidente, lo más conocido y os centréis en aquello más íntimo, esencial o más apartado de los circuitos turísticos más habituales. Puede ser una vista, un retablo, un pequeño museo, un paseo, ...
De las ciudades en las que he vivido me evoca especialmente:
SALAMANCA: El Patio Chico. Recogido, pocas veces con gente. Confluencia del ábside de la catedral vieja con la nueva. Insuperable.
ORENSE: Cripta de Santa Mariña. Entre Orense y Allariz. Semi-abandonado. Sobrecogedora leyenda.
LA CORUÑA: Frescos del pintor Urbano Lugrís en algunas tascas de la zona de vinos (La Estrella)
MADRID: Ermita de San Antonio de la Florida. Frescos de Goya. Sorprendente que esté vacía. Entrada gratis.