Ya estamos prácticamente inmersos en los comienzos del verano, y junto al invierno esta es la estación en la que más cambios sufrimos en nuestra vestimenta, debido al cambio radical de temperaturas, al menos en España.





Además del cambio de temperatura, también suelen cambiar nuestros hábitos e incluso nuestro lugar de residencia, aunque sea de forma más o menos circunstancial.

Debemos saber adaptar nuestro vestuario a estos cambios, como dijo alguien de cuyo nombre no recuerdo: "La elegancia es saber vestir en cada momento".

Esta adaptación no solo debemos hacerla en el tipo de prendas, sino en la elección de tejidos, materiales, y colores.



Un tejido que cada vez se va popularizando más es el Lino. Procedente de fibra natural vegetal, el tejido de esta tipología es muy usado en verano por su ligereza y capacidad de transpiración. Con él se consiguen prendas muy cómodas y poco pesadas, que apenas abrigan. Además, su textura ligeramente rugosa le confiere cierto estilo desaliñado que entona a la perfección con el espíritu casual y desenfadado que envuelve a esta época del año.




En esta foto vemos a Carlos Castillo de MAN 1924, portando un blazer en lino beige.

El lino ha sido comúnmente usado para la confección de camisas de sport veraniegas, y en ciertas ocasiones para pantalones o incluso trajes. Pero últimamente se usa con frecuencia en chaquetas de corte deportivo que se conjuntan con elementos más formales, restando a estos seriedad y consiguiendo un conjunto muy equilibrado.


Este tejido también se usa para fulares y pañuelos de entretiempo.



Hace unos años, lo normal era usar este tejido en tonos muy naturales, como distintos grados de beige, marrón claro o khaki, pero en los últimos años la tendencia está cambiando, para bien, y ya es común ver estos tejidos en azul, rojo, verde o amarillo.



El algodón, e incluso la lana, siguen siendo aptos para el verano, pero en gramajes más ligeros que los propios del invierno, con valores por debajo de los 160 gr/m2.



El color es otro punto que adelantaba al principio y que me parece sumamente importante en esta época estival.


Si bien el invierno por lo general es una época de seriedad enfundada en distintos tonos de grises y azul, con ciertos puntos de color, el verano es la antítesis de este concepto, con una explosión de color y materiales !


A mi personalmente me gusta hacer uso de pantalones de colores, en tonos rojos, azul eléctrico, mostaza, verde o celeste.



Estos pueden parecer demasiado atrevidos para un look clásico pero siempre que se sepan combinar con tonalidades neutras como blanco, azul marino, gris claro, etc. pueden ser un recurso estupendo para dar un poco de color a nuestro look de verano. Ejemplo de ello son los Look del Día propuestos el 27 de Febrero o el 5 de Junio de este año, y del que os dejo unas imágenes a continuación:






El verano es la época perfecta para experimentar con prendas y complementos que quizás en otro momento no pensaríamos que podríamos usar.



Además, gracias al sol, la tonalidad de nuestra piel suele tornarse tostada y nos confiere cierto atractivo que sienta bien con casi cualquier tono que usemos.


Es momento de usar zapatos sin calcetines y lucir nuestros pantalones tobilleros y mocasines de empeine corto para lucir también el moreno de nuestros pies.



Como veis en esta ocasión me he centrado en un estilo casual pero con pinceladas de formalidad, la próxima semana nos ocuparemos del estilo puramente sport, y hablaremos de bañadores, polos, alpargatas, bermudas y todos esos elementos propios de los momentos de más ociosos del verano.


¡ No puedes perderte la próxima entrega !



Más...